En enero de 2022, decidí darle una nueva vida a un hardware en desuso que tenía en casa y me propuse armar un servidor hipervisor con Proxmox.

Para comenzar, reuní todo el hardware necesario, que incluía una placa madre, un procesador, una memoria RAM y un disco duro. Una vez armado, procedí a instalar Proxmox, el sistema operativo que se utiliza para crear y administrar máquinas virtuales (VMs).

Una vez instalado Proxmox, configuré el pool de datos, lo que me permitió crear un sistema de almacenamiento compartido para las VMs. Luego, asigné permisos a los usuarios para que pudieran acceder y administrar las máquinas virtuales.

Con todo configurado, ya estaba listo para empezar a instalar las primeras VMs. Comencé con un servidor web y una máquina virtual con Windows, y pude comprobar que el rendimiento era excelente.

En resumen, este proyecto me permitió darle una nueva utilidad a un hardware en desuso, y obtener un servidor hipervisor Proxmox completamente funcional para mi homelab. Ahora, puedo crear y administrar máquinas virtuales con facilidad, lo que me permite experimentar con diferentes sistemas operativos y aplicaciones. Sin duda, un proyecto muy satisfactorio.