Como proyecto personal, decidí acondicionar un espacio de trabajo en mi hogar para poder trabajar de manera cómoda y eficiente durante la cuarentena. Para lograrlo, adquirí una mesa amplia, un monitor de 27 pulgadas y un monitor de 19 pulgadas elevados con soportes de caño, ajustables en todas las direcciones. También compré un gran pad cómodo para apoyar el teclado y mouse inalámbrico. Más adelante en mi carrera, me asignaron una notebook, la cual elevé con un soporte y utilizo en conjunto con el monitor de 27 pulgadas.

Este espacio de trabajo me permite trabajar de manera cómoda y eficiente. Además de la comodidad y eficiencia en mi trabajo, también me di cuenta de que esta inversión en mi espacio de trabajo me permitió tener una mejor calidad de vida durante la cuarentena. Pude separar mejor mi tiempo de trabajo y tiempo personal, lo cual me permitió mantener una mejor salud mental y física. 

Al tener un espacio de trabajo cómodo y bien equipado, pude también dedicar tiempo a mi formación y aprendizaje, ya que contaba con las herramientas necesarias para seguir mi desarrollo profesional. Sin duda, el proyecto de acondicionar mi espacio de trabajo en casa fue un éxito personal y profesional, y estoy seguro de que seguirá siendo una inversión valiosa ya que el teletrabajo se ha convertido en una realidad permanente para muchos de nosotros.Seguramente, estaré actualizando mi espacio de trabajo en el futuro para seguir mejorando mi experiencia de trabajo remoto.